Abstract

La obra propone un espacio de instalación, audiovisual e interactivo en el que el espectador compone música de manera intuitiva mediante sus movimientos corporales. En simultáneo, los sonidos generan visualidades que dialogan con la superficie volumétrica.

El diseño electrónico consta de un sensor (Kinect) que capta la posición de las manos, los datos son procesados algorítmicamente para producir sonido e imagen. El espectador se ve inmerso en la exploración de un espacio que funde el universo virtual con las dimensiones de la materia y el sonido.

.

.

.